Camino a Berlín

Camino a Berlín

6 agosto 2018 - Noticias

Campeonato de Europa de Atletismo

Si, estamos a principios de agosto, y eso implica que solo quedamos unos pocos entrenando a diario en las pistas del INEF, a 35 grados mañana y tarde. Pero también significa que hemos conseguido llegar hasta aquí en forma y que en una semana nos vamos a Berlín, porque somos unos privilegiados y vamos a disputar un Campeonato de Europa de atletismo.

Será mi segunda vez en un europeo de pista (la primera fue hace dos años en Ámsterdam), pero ahora lo afronto de diferente manera. Mientras que en 2016 estuve allí casi de rebote, ya que había conseguido la marca mínima por los pelos y en el año anterior, y que cuando salí al estadio para correr se me echó la grada encima, aquello se me hizo grande y no supe correr al nivel que tenía en ese momento, este año ir al campeonato de Europa ha sido mi objetivo desde que empezó la temporada, y mis aspiraciones allí son mucho mayores de lo que lo fueran dos años atrás.

Por si no lo sabéis, mi prueba predilecta es el 3000m. obstáculos, pero para mi desgracia solo existe en verano, desde abril y hasta septiembre (aunque, por otra parte, menos mal, porque es muy lesiva y nos deja tocados de la mitad de las articulaciones).  Y aunque este año he conseguido bastantes buenos resultados a lo largo de toda la temporada, ya que hice mi mejor Cross hasta el momento y unas pista cubierta decente, esperaba impaciente el momento en que tuviese que pasar unas vallas en los entrenamientos o practicar el salto de ría, pero sobre todo, lo que más echaba de menos era competir en mi especialidad preferida. Y es que, es verdad que me encanta el atletismo y entrenar, y que aprendo un poco de cada parte de la temporada cuando la estoy preparando. Pero sin ninguna duda, lo que más me hace disfrutar y donde más competitiva y fuerte me siento es cuando corro con obstáculos.

Por eso, desde que empecé a entrenar en septiembre, mi gran objetivo era llegar al verano en forma, aunque poniéndome algunos más intermedios a corto plazo para que la temporada no se hiciese eterna. Por eso, subí casi un mes a entrenar a Sierra Nevada en abril, para coger fondo y llegar aquí y meter entrenamientos de calidad que me llevasen a conseguir la marca que diera el pase Berlín. Por eso, a pesar de las molestias que surgieron en junio en mi isquio derecho y que tanta guerra me han dado, he pasado horas de fisio, de recuperación en el SPA y de fortalecimiento en el gimnasio, luchando y logrando acabar con ellas a tiempo. Por eso, ganar el título de Campeona de España en Getafe hace unos días supuso un chute de motivación para lo que me espera ahora.

Es cierto que a todos nos gusta que el trabajo tenga su recompensa, pero cuando lleva mucho sacrificio detrás, aunque sea con gusto, conseguir tus objetivos es la mayor satisfacción que puedas experimentar. Llegados a este punto, con miles de kilómetros en las piernas y a falta de los últimos entrenamientos de calidad que serán la guinda de cara al campeonato, solo queda disfrutar de ellos, de correr estando en forma y de la sensación que eso nos proporciona. Porque es verdad que quedamos pocos dando vueltas al aro del INEF, pero por mucho calor que haga en Madrid a estas alturas del año, hemos trabajado mucho para llegar aquí, y si no estuviéramos lo estaríamos lamentando. Por eso, voy a saborear el final de la temporada pero, sobre todo, aprovecharé la oportunidad única de vivir un campeonato de Europa y de dejarme la piel en la pista, me dejaré envolver por el ambiente de un estadio olímpico y el vibrar de su público, dejaré salir todo el trabajo que llevan mi cuerpo y mi mente y disfrutaré al máximo. No conozco Berlín, y es probable que vuelva de este viaje sin a penas haber visto la Puerta de Brandeburgo, pero espero traerme un gran recuerdo de esta histórica ciudad.

 
Irene Sánchez-Escribano
Irene Sánchez-Escribano

Atleta Profesional (3000 obstáculos) y Graduada en Medicina.

Productos relacionados

  •  148
  • Puntúe este artículo:
    5.0