La técnica del nadador - Victory Endurance

La técnica del nadador

31 julio 2012 - Antonio del Pino

Más maña y menos fuerza

Posición del cuerpo: Es muy importante que intentes mantenerte “lo más fuera del agua posible”. Es normal que al principio se hundan un poco más las piernas. Usando el pullboi en series de 200 m y 300 m a ritmo suave, las aletas en series de ritmo relajado y técnico de 800 m y haciendo ejercicios de piernas con la tabla de 50 m al finalizar el entrenamiento corregirás esta posición.

Rotación: Cuando extiendas el brazo gira ligeramente la cadera. Biomecánicamente te permitirá añadir más distancia a tu brazada y hacer más fuerza al batir el brazo. Además de que, no menos importante, en esta posición eres más hidrodinámico. Practica este gesto cuando uses las palas.

Circulo del brazo: Parece cosa de magia ver nadar a gente como Michael Phelps, que sacan el brazo del agua prácticamente muerto y sin embargo les ves deslizarse como auténticos delfines. El brazo es eficiente dentro del agua, así que no malgastes fuerza en levantar el brazo exageradamente o tensarlo cuando está fuera. La mano no tiene que entrar lejos, es una vez dentro del agua cuando tienes que estirar el brazo al máximo para recurrir a los músculos dorsales, que son los más grandes y los que más fuerza tienen. Con los dedos de la mano ligeramente separados y el brazo ya un poco flexionado, empuja hasta que el brazo llegue a la altura de la cadera. Utiliza las palas durante 400 m y luego  sin ellas haz de seis a doce serie 50 metros recuperando 25 metros a braza entre series. Verás cómo mejoras.

Patada: Parece mentira que muchos de nosotros, unos ciclistas y otros corredores ¡no usemos nuestras piernas cuando nadamos! Por norma suele ser un problema de coordinación y es lo suficientemente importante como para que le dediques todos los días un poco de atención. La patada es parecida a darle a un balón de fútbol pero el talón del pie no ha de salir excesivamente fuera del agua. Haz una serie de aletas de 600 de nado tranquilo y luego 4 de 100 m a estilo libre. Apreciarás que tus piernas permanecen más a flote.  

RespiraciónLa primera barrera a vencer es la respiración. Tienes que respirar armónicamente en una situación de esfuerzo y eso… hay que practicarlo. Desde el primer día, trabaja la respiración por ambos lados, ya que como adquieras el vicio de respirar sólo por un lado, muscularmente puedes tener problemas y luego es difícil corregirloHaz un largo respirando cada dos brazadas y otro cada tres. Es normal tragar algo de agua de vez en cuando, pero es que muchos principiantes se llevan a casa algún “litrillo” de la piscina en la tripa. Para ello abre la boca dentro del agua cuando expulse el aire y aproxima la boca al hombro para respirar aprovechando el hueco de aire que ahí se crea. Cuando hagas series de intensidad es mejor que saques la cabeza de manera un poco más frontal, así tendrás más tiempo para coger aire.

Antonio del Pino
Antonio del Pino

Director revista Triatlon y deportista.

  • Puntúe este artículo:
    3.9

Deje un comentario

Este formulario recopila su nombre, correo electrónico, dirección IP y contenido para que podamos hacer un seguimiento de los comentarios publicados en este sitio web. Para obtener más información, consulte nuestra Política de privacidad y los Términos de uso dónde obtendrá más información sobre dónde, cómo y por qué almacenamos sus datos.
Añadir comentario