Novedades para el cuidado de las articulaciones

Novedades para el cuidado de las articulaciones

12 septiembre 2017

Ingredientes naturales para prevenir y tratar las lesiones articulares.

Diría que si, pero lo habitual es que sólo lo haga aquel que previamente haya sufrido una lesión. Claro es que todo deportista, profesional o popular lo que pretende es rendir, rendir al máximo, llegar a tope a la competición o competiciones que nos interesan. Para ello entrenamos y entrenamos mucho, pero mucho, y en este entrenamiento igual nos preocupamos por nuestros músculos, por nuestra masa muscular, pero no nos preocupamos por otros componentes del aparato locomotor y que tienen una importancia muy alta.

Si eres un deportista joven (no voy a poner edad para no herir los sentimientos de nadie) debes invertir en tus articulaciones como si fuera un plan de pensiones, así en tu jubilación estarás cubierto. Si ya eres un deportista con experiencia (vamos a decirlo así) debes cuidarte si o si.

¿Qué es una articulación?

A grandes rasgos no es más que la unión de dos huesos. Estos además están envueltos por una “sábana” que se llama membrana sinovial y alrededor pasan músculos, tendones, ligamentos, etc. La zona de los huesos que se encuentran dentro de esa membrana sinovial está recubierta por un tejido especial muy resistente cuya función es proteger a los huesos, para que no rocen entre ellos ya que provocaría la destrucción de los mismos. Esta estructura se llama cartílago articular. Entre el espacio de los huesos existe un líquido que pretende lubricar la articulación que es el líquido articular y que entre otras sustancias tiene ácido hialurónico. En algunas articulaciones como las rodillas existen unas estructuras que actúan como cojines para adaptar la articulación que se llaman meniscos o incluso existen ligamentos como el ligamento cruzado anterior.

Hay distintos tipos de articulaciones, dependiendo de su tamaño, movilidad...

Centrándonos más en el cartílago articular, éste es un tejido conectivo especializado y fibroso. Este cartílago está formado principalmente por colágeno y agua. La fuerza del cartílago va a depender de la fuerza del colágeno y cuyo fin es proporcionar una superficie suave para el movimiento de las articulaciones y absorber el impacto y la fricción cuando los huesos se golpean o rozan entre sí. Las lesiones del cartílago tienen una clasificación dependiendo de la gravedad y de la destrucción del mismo. La verdadera lesión es la degeneración y destrucción del cartílago, por ello no tiene mucho sentido usar los habituales antiinflamatorios pues la lesión de base no es el proceso inflamatorio.

¿Cómo podemos proteger las articulaciones?

Siempre el mejor tratamiento es la prevención. No os extrañe lo que voy a contar, pero es la realidad y es lo mismo de siempre.

  1. Un buen entrenamiento, adaptado a mi condición física, a mi estructura anatómica y mi antropometría. Conocer mis límites. Un entrenador que nos planifique los entrenamientos es lo ideal.
  2. Descanso. El descanso nocturno y los días de descanso deportivo son importantísimos para conseguir recuperar los tejidos del esfuerzo al que han sido sometidos. Al igual que en el punto anterior, el entrenador debe pautarnos los días de descanso.
  3. Una alimentación y suplementación adecuada y equilibrada a la actividad que realizo y mi antropometría. Más adelante hablaremos de la suplementación.

Si os dais cuenta son los pilares del rendimiento pero también de la salud (ejercicio, descanso y alimentación sana), lo mismo de siempre, ahora bien, ¿cumplimos siempre correctamente con todo?

 

¿Qué tipo de suplementación podemos usar?

Hay muchos productos en el mercado, condrohitin sulfato, glucosamina, colágeno… Mi primer consejo es que no os automediquéis y no uséis lo que ha ido bien al de al lado o al compañero de fatigas. Consulta con un profesional, es tu salud. Hay suplementos menos conocidos que los que os he mencionado antes, por ejemplo:

·       Vitamina-C. La vitamina-C es imprescindible para que nuestro organismo forme colágeno. El colágeno es una proteína estructural que forma parte de ligamentos, tendones, articulaciones incluso de los músculos. También participa en la síntesis de la carnitina, de hormonas, de aminas vasoactivas, en el metabolismo del hierro, además de ser un gran antioxidante. Por otro lado, se ha visto que mejora el rendimiento al disminuir la frecuencia cardiaca de reposo y consigue aumentar la cantidad de ácidos grasos en plasma, es decir que aumenta el combustible en el músculo.

·       Curcumina (cúrcuma Longa) es una planta con una importantísima acción antiinflamatoria, además tiene una acción anticancerígena y antioxidante. Es conveniente asociarlo con un extracto de pimienta negra para conseguir aumentar su absorción.

·       Membrana de cáscara de huevo. Esta membrana es una barrera de protección natural rica en elementos beneficiosos para nuestra salud. Su composición consta de: Ácido hialurónico, colágeno, glucosamina, condroitin sulfato, queratina, lisozima y más de 500 proteínas y aminoácidos. Según los estudios en deportistas como runners o Crossfit, hay mejoría del dolor articular, rigidez y en la funcionalidad. Sucede lo mismo en estudios donde hay una degeneración como la artrosis o inflamación como la artritis. 

Victory Endurance acaba de lanzar un producto innovador en el cuidado de las articulaciones Ovo Joint es un innovador complemento en cápsulas diseñado combinando membrana de cáscara de huevo (OVOMET®) con extracto de cúrcuma y vitamina C. 


Es más, este tipo de productos no sólo podemos usarlo para prevenir. Cuando tenemos una lesión, además de acudir a nuestro fisioterapeuta de confianza, podemos usar este tipo de productos, pero siempre la recomendación debe ser por un profesional de la salud con conocimientos de la patología a tratar y de los Suplementos Alimenticios.

 

Bibliografía:

Garcia-Tabar et al. International Journal of Sport Nutrition and Exercise Metabolism 2016(26)S1-S15.

Garcia-Tabar et al. Archivos de Medicina del Deporte 2015;32(5):314-334.

Blasco JMI et al. Int. J. Clin. Rheumatol. (2016)11(5), 077-081

Dr. Alberto Sacristán Médico de Familia experto en Actividad Física y Máster en Nutrición

  •  135
  • Puntúe este artículo:
    Sin puntuar