Excesos de navidad y deporte

Pautas de suplementación

Excesos de navidad y deporte

Los excesos de navidad ¿son aptos para deportistas?

Otro año más, han llegado las Navidades. Luces, regalos, reuniones familiares, compras,...un sin fin de actividades extras en nuestras vidas y además tenemos que seguir entrenando, trabajando, disfrutando de la familia,... La vida sigue, a no ser que te toque el Gordo de la Lotería en el que te puedes permitir un momento de descanso y disfrute especial. 

Todo deportista pretende mejorar cada día con el entrenamiento que realiza, y cada sesión de entrenamiento es única, especial y si no se hace “perderás” la oportunidad de mejora que ese día correspondería. Hay sesiones de volumen, otras de fuerza, otras de resistencia, y otras sesiones donde predomina la intensidad alta.

En las Navidades nos podemos encontrar con dos errores. El primero sería cometer un exceso en comida en este periodo festivo. Además estos alimentos no son los habituales en la dieta diaria de cada uno de nosotros. El segundo, es la disminución de nuestro plan de entrenamiento. Por los compromisos familiares, por los viajes que se realizan en esta fecha para reunirnos con nuestros familiares, por el cambio horario en las comidas, y por trasnochar más de una noche, nuestro rendimiento puede resentirse, pero lo que es más importante, nuestra salud puede resentirse.

Según algunas publicaciones, durante estas fiestas un 13% de la población general sufre alguna alteración digestiva y una cuarta parte sufre resaca. El 84% de la población reconoce tener 2-3 comidas familiares y/o amigos. Según datos de SEDCA cada una de las comidas de las fechas señaladas del periodo navideño supone unas 1500 Kcal que es lo que se suele recomendar en una persona normal como ingesta diaria. Habitualmente las comidas navideñas son más calóricas, con más grasas,... y solemos acompañarlo de mayor cantidad de ingesta de bebidas alcohólicas. Toda esta combinación puede conllevar a:

  • Digestiones pesadas.
  • Distensión abdominal.
  • Ardores, náuseas, mal estar general
  • Aumento de las transaminasas (enzimas que valoran la función hepática)
  • Aumento del perfil lipídico a expensas del colesterol total y triglicéridos.
  • Y otras situaciones como incremento de peso, alteraciones del sistema inmunitario, insomnio, ansiedad,...

 Por lo descrito anteriormente, nuestro estado de forma y salud se puede ver resentido a corto medio plazo. Os dejo un enlace con unas recomendaciones generales (pincha aquí).

Pero antes de finalizar este post, voy a exponer una pequeña reflexión. Seguramente que al menos el día 31 de diciembre de cada año antes o después de las campanadas estaremos con una copa de champan o similar y estaremos dispuestos a brindar. Este año ¿cuál será tu brindis? No sé vosotros, pero en mi familia se suele brindar por la Salud. Dice mi madre que es lo más importante, que tengamos salud. Pues bien, la salud hay que cultivarla, hay que invertir en la salud ¿cómo? Alimentación sana, ejercicio y descanso.

Recomendaciones:

  • No es necesario comer en exceso, puedes comer de todo sin pasarte.
  • Importante que dediques tiempo a descansar.
  • Regula tu entrenamiento y consensua con tu entrenador el plan a seguir. No obstante son días para ser un poco más flexibles.
  •  Puedes utilizar complementos que ayuden a depurar el organismo y más concretamente a depurar el hígado, como por ejemplo LPC (pincha aquí)
  • Sabemos que 8 de cada 10 personas toma alcohol en las navidades. Intenta limitar la cantidad del mismo en beneficio no sólo del rendimiento, también de tu salud.
  • Mastica bien la comida, para empezar a tener una digestión adecuada.
  • La utilización de probióticos, nos pueden ayudar a prevenir diarreas.
  • La utilización de enzimas digestivas favorece la digestión de comidas copiosas.

El último consejo es que disfrutes con los tuyos todo lo que puedas y que lo hagan con cabeza, igual que los entrenamientos.

  •  1217
  • Puntúe este artículo:
    3.5