Mastodimia y Runnig

Pautas de suplementación

 

La mastodinia ¿Un problema menor a la hora de correr?

Muchas veces tan sólo se trata de escuchar a nuestro cuerpo. No siempre podemos entrenar bien y no es por presentar una lesión más o menos grave, la temida periostitis tibial, una fascitis plantar, síndrome de la cintilla iliotibial,… muchas veces se tratan de síntomas o enfermedades más banales, un simple catarro, un dolor de cabeza (cefalea), diarrea, mastodinia,…

¿Qué entendemos por mastodinia? Tan sencillo y simple como dolor mamario. También puede tener la denominación de mastalgia, en definitiva dolor de mama ¿Quién no ha sufrido dolor mamario en alguna carrera o en algún entrenamiento? No hay cifras al respecto, pero creo que una gran mayoría de corredores lo hemos sufrido. Hemos sufrido ese dolor en el pezón que a mitad de carrera te hacía perder tiempo, preocupándote más de la propia molestia, sin fijarte ya en el tiempo que llevas de carrera, si la respiración es correcta o la zancada la idónea, esperando que pasen los kilómetros lo más rápidamente posible para que pase este sufrimiento. Incluso en alguna ocasión he presenciado a algún corredor que ha llegado a la meta con un pequeño sangrado a ese nivel. Pero en este artículo no nos vamos a centrar en este tipo de dolor. Cada uno ha aprendido a protegerse los pezones con vaselina, tiritas,…

La mastodinia es uno de los motivos de consultas más frecuentes en atención primaria, en los cetros de salud. Su prevalencia es fundamentalmente en las mujeres en edad fértil. Hasta un 30% de mujeres en edad fértil presenta mastalgia en la fase premenstrual y con una duración de unos 5 días de media, pero en ocasiones puede extenderse a lo largo del ciclo. Por otro lado hay que tener en cuenta que el dolor puede venir desencadenado por el movimiento que supone por la propia carrera, fundamentalmente en mujeres con gran volumen mamario y/o que no se utilicen sujetadores adecuados.

Podemos clasificar la mastalgia en tres tipos:

1.     Dolor mamario cíclico:

Es el más frecuente siendo el 67-80% de los casos. Suele aparecer unos días antes de la regla y por lo tanto tiene relación claramente con el ciclo menstrual y frecuentemente forma parte del síndrome premenstrual. Por lo tanto, el dolor se presenta en la fase del ciclo menstrual que llamamos fase luética, es decir, tras el momento de la ovulación y puede ir aumentando hasta que se presenta la regla donde se produce un alivio total o casi total de la molestia.

En aquellas mujeres que este síntoma se repite de forma constante con los ciclos menstruales, cabe destacar que suele desaparecer en la menopausia. Igualmente el dolor suele desaparecer en el embarazo.

En estos casos, el dolor mamario, suele ser bilateral. A la exploración las mamas suelen presentarse tensas, pesadas e hiperestésicas. La intensidad del dolor no suele ser muy intenso, pero habitualmente dificulta el entrenamiento en la mujer.

Este tipo de dolor suele sugerir una alteración hormonal de base, pero habitualmente cuando se le realiza una analítica hormonal, no se suele observar dicha alteración. Nosotros pensamos que suele existir un desequilibrio hormonal entre estrógenos y progesterona, tampoco objetivable en un análisis y con una alteración a la sensibilidad hormonal a nivel de las mamas.

2.     Dolor mamario no cíclico:

Este tipo de dolor no se asocia al ciclo menstrual femenino, presenta menor frecuencia 10-26% de los casos. No suele tener ningún factor desencadenante y suele desaparecer espontáneamente. Habitualmente es un dolor que aparece de forma unilateral, que se localiza en cualquier cuadrante de la mama. En este caso habrá que investigar posibles traumatismos, mastitis, roturas de quistes, ectasias ductales (más frecuentes en fumadoras)

3.     Dolor extramamario:

Este tipo de dolor es mucho menos frecuente 7-10% y su origen es muy diverso. Puede ser de origen cardiaco, pulmonar, gastrointestinal. Una de las causas más frecuentes con dolor intenso a la palpación, incluso con la respiración es la enfermedad de Tietze, que no se trata más que de un dolor en la unión costocondral de la pared torácica, es decir, de la unión de las costillas al esternón.

Actuación Médica

¿Cuál debe ser la actuación médica?

 Lo primero sería hacer una buena historia clínica, posteriormente una buena exploración con una palpación por cuadrantes y de zona axilar, como la que se deben hacer todas las mujeres tras la menstruación y valorar la posibilidad de realizar pruebas complementarias como análisis de sangre completo con niveles hormonales (hormonas tiroideas, LH, FSH, estradiol, testosterona, prolactina,…) en ocasiones puede ser pertinente mandar una mamografía y/o ecografía mamaría. La mamografía realmente debería limitarse a mujeres mayores de 35 años con mastalgia no cíclica, con factores de riesgo, también en mujeres con dolor localizado o presencia de algún nódulo. En menores de 35 años con exploración física normal no está indicada la mamografía.

OPCIONES TERAPÉUTICAS

  • Medidas no farmacológicas:
  1. En primer lugar informar a la paciente, considerando que hasta el 60-80% de los síntomas pueden desaparecer de forma espontánea.
  2. En segundo lugar la utilización de buenos sujetadores deportivos de forma diaria, no sólo cuando se hace deporte, incluso dependiendo de la molestia es recomendable su utilización durante la noche. Esta medida reduce los síntomas hasta en el 85% de las mujeres.
  3. Las terapias de relajación son muy útiles porque el estrñes puede aumentar la clínica.
  4. Disminuir la ingesta de alimentos ricos en grasa, principalmente grasa de origen animal. Controlar el peso, ya que la obesidad conlleva un aumento de estrógenos en sangre.
  5. Tras el ejercicio y por las noches, poner en la mama paños fríos o incluso se puede poner el sujetador en la nevera durante un tiempo.
  • Medidas farmacológicas:

Para las mujeres no deportistas, habitualmente procedemos a poner tratamiento farmacológico cuando han pasado más de 6 meses con una mastalgia intensa. Pero la mujer deportista que sale a correr 3-5 días a la semana y compite no puede disminuir la carga de trabajo por este tipo de patología y recomendamos instaurar el tratamiento lo antes posible, aunque también es cierto que lo solemos hacer con tratamientos más fisiológicos sin efectos secundarios e igualmente eficaces a los descritos a continuación e incluso más eficaces.

  • Pautar anticonceptivos orales y si ya tomaba uno, cambiar el preparado. Parece que el parche pudiera causar más mastalgia que la píldora.
  • Progesterona tópica.
  • Gestágenos por vía oral.
  • Danazol (testosterona sintética)
  • Bromocriptina (inhibidor de la prolactina)
  • Lisurida.
  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINES) tópicos, durante 6 meses.
  • Terapéutica no convencional

A continuación describimos un protocolo terapéutico que llevamos utilizando desde hace años con resultados óptimos y como hemos descrito con anterioridad sin efectos secundarios y más fisiológicos.

  • Suplementación de vitaminas A, B y E a dosis altas.
  • Suplementación con aceite de onagra de primera presión en frío y a dosis igualmente altas
  • Homeopatía:
    • Hormeel (gotas) 15 gotas 3 veces al día.
    • Traumeel en pomada localmente.
    • Lac caninum 9 CH 5 gránulos diarios desde que se termina la regla hasta que comienza la siguiente
    • Folliculunum 30 CH 5 gránulos, desde que termina la regla hasta el día 14 del ciclo menstrual.
    • Luteinum 5 CH, 5 gránulos diarios desde el día 15 del ciclo menstrual hasta el comienzo de la regla.
    • Apis-Homaccord (gotas) si existe una gran tensión mamaria y un gran aumento del volumen mamario 10 gotas 3 veces al día.
  •  18229
  • Puntúe este artículo:
    5.0