Natación para triatletas principiantes - Victory Endurance

Pautas de suplementación

Natación para triatletas principiantes

Quizás sea el deporte que más intimida y el que más dudas ofrece a la hora de iniciarse a él, pero te garantizo que es la actividad que más beneficios inmediatos ofrece.
Cuando corres no sólo lo haces con las piernas, un tren superior puesto a punto equilibra y completa a un tren inferior bien preparado. Básicamente la carrera pie te comprime y natación te estira, además de que muscularmente te descarga de todas las microcontracturas y sobrecargas generadas por la carrera pie. Verás que por mucha intensidad que añadas a tus sesiones de natación, siempre te reportará una sensación posterior de relax y un agradable tono muscular.

Al agua.
El principal problema del agua para un deportista acostumbrado a realizar actividades al aire libre es sin duda el aburrimiento por falta de adaptación al medio. Es curioso como para un corredor o un ciclista, deportistas acostumbrados a realizar sesiones de entrenamiento de varias horas, el hecho de nadar durante diez minutos a ritmo les supone un infernal esfuerzo. Ahí van unos consejos que te ayudarán a ver resultados más rápidamente para que enseguida empieces a disfrutar de la agradable sensación de fluir y deslizar de un lado para el otro de la piscina.

  1. Hasta que aprendas a apreciar las sensaciones en el agua (deslizamiento, fuerza, relajación…) no se te ocurra empezar con largas series de cientos de metros y sobre todo haz, cambios de ritmo y estilo.
  2. Si no sabes nadar o lo haces malamente, no tengas vergüenza en solicitar clases de iniciación o perfeccionamiento en la piscina a la que acudas, en la que siempre hay un monitor cualificado. Además de que vas a aprender mucho más rápido lo harás de una manera más divertida y autosuficiente.
  3. Para nadar de una forma más “económica” y rápida hay un truco genial: haz un largo nadando de forma natural y cuenta las brazadas que tienes que dar. Intenta reducir esa cifra al menos en dos brazadas y en ese esfuerzo, estarás trabajando de forma intuitiva tu técnica de deslizamiento y tu fuerza de remada.
  4. El crol es el estilo que siempre ha de predominar en tus sesiones de natación. Del estilo a braza no conviene abusar, pero es un estilo excelente para recuperar entre series haciendo uno o dos largos para espaciar los intervalos. Combina el estilo a espalda para calentar y enfriar, no es un estilo especialmente exigente pero compensa muy bien el esfuerzo del estilo crol.
  5. Si tu objetivo prioritario es el atletismo, el día que quieras correr fuerte hazlo primero y luego haz una sesión de natación relajada que te servirá de recuperación. Por el contrario, si estás preparando algún triatlón haz la natación siempre lo primero.
  6. Aprovecha la primera hora de la mañana para ir a nadar, además activas al cuerpo y “funcionas” mejor todo el día sin dolores musculares, y luego por la tarde haz el entrenamiento que te corresponda, verás que sueltas tienes las piernas.
  7. Nunca olvides:

Los juguetes del nadador

Estas son las“herramientas” que te ayudarán a mejorar y disfrutar más en tus sesiones de piscina. Otros son accesorios que, si te decides por el triatlón, al final tendrías que acabar conociendo.

Palas: Encontrarás numerosas marcas y formas, pero lo importante es su función potenciadora de los deltoides, trapecios, bíceps, tríceps, dorsales y antebrazos. Utilízalas siempre en el ecuador del entrenamiento, cuando ya hayas calentado correctamente. Además son muy útiles para descargar las piernas si las tienes muy castigadas de la carrera a pie. Si vas a hacer series de cierta dureza úsalas antes y eliminarás la sensación de dolor de hombros de las primeras series.
Aletas: Son muy útiles para perfeccionar tu técnica de patada y para dar descanso al tren superior. Además de que aumentan la flexibilidad de tus tobillos. El complemento perfecto para hacer una sesión de natación derelax y facilitar las cosas a los nadadores con nivel de iniciación.
Gafas: Procura no nadar sin gafas o tus ojos te lo recordarán. Lo importante es que escojas unas gafas cómodas, no te dejes llevar sólo por las de competición que son más bonitas e hidrodinámicas, pero suelen ser más duras y ofrecen un campo de visión limitado. Esto último, el campo de visión, es determinante… si no ves bien te agobiarás y aburrirás rápidamente.

Poolboi: Es un corcho es forma de cacahuete que sitúa entre las piernas para ayudarte a equilibrar la postura del cuerpo aportando un poco de flotabilidad. Para ser hidrodinámico no hay que dejar que el cuerpo se hunda y con este accesorio aprendes a nadar en una posición correcta. El que ves en la imagen es un combo de la marca zoggs, más útil aun por su mejora en la función de pull buoi.

Tabla: Indispensable para trabajar la potencia de piernas y hacer numerosos ejercicios de técnica. En todas las piscinas las suelen prestar, pero no está de más que tengas la tuya.

Neopreno: Es una prenda que se utiliza pocas veces a lo largo del año y no en todos los triatlones, pero de vez en cuando es conveniente hacer una pequeña sesión para recordar las sensaciones de flotabilidad y menor movilidad de brazos que supone ponerse un traje de neopreno. Si lo usas en la piscina, es normal que te puedas sentir un poco extraño y que además pases calor, por eso has de cuidar bien la hidratación y ponte el tritraje debajo para probarlo con la misma ropa que el día del triatlón.

Tritraje de competición: Lo suyo es que siempre nades con un bañador, pero prueba en la  piscina el traje de competición con el que vayas a nadar el día de la carrera ya que es probable que no haya que usar neopreno. Comprueba que no te haga rozaduras en el agua y si te queda demasiado holgado puede flanear y frenarte, por eso tienes que seleccionar tu talla exacta.

Pauta de suplementación: Natación para triatletas principiantes
  •  28410
  • Puntúe este artículo:
    3.8